Feeds:
Entradas
Comentarios

El análisis.

Here I Stand es un juego complejo y completo, que consigue reproducir una época poco tratada en el ámbito de los wargames y temáticos. Lo que nos ofrece es un viaje en el tiempo, para sumergirnos en un divertido juego de alianzas, lucha y poder.

¿Y en qué consiste este juego? 6 jugadores encarnan a 6 potencias de la época: los Habsburgos, el Papado, los Franceses, los Protestantes, los Otomanos y los Ingleses. Cada uno persigue unos objetivos y tiene que hacer frente a unos problemas concretos. La cantidad de posibilidades dadas las características de cada uno y del terreno de juego, se transforma en todo un mar cuando se tienen en cuenta las 110 cartas de la que consta el juego. Verdadera alma del sistema, como todo Card Driven, cada una representa no sólo una porción de Historia si no los recursos disponibles para la potencia que la tenga en la mano.

Las revueltas y guerras pueden hacer mucho daño al Imperio Otomano.

Las revueltas y guerras pueden hacer mucho daño al Imperio Otomano.

La fidelidad de los hechos trasladados a la mesa sólo es el marco de desarrollo de una partida. El jugador Habsburgo, con Carlos V a su frente, ha de mantener las posesiones del Imperio frente al enemigo turco, mientras dirime las disputas con Francia en el norte de Italia y frena la extensión del protestantismo en los electorados alemanes. Sin embargo, a pesar de su poderío militar y la fiel defensa del Catolicismo, no puede obviar las necesidades del Imperio (demasiadas y que le llevarán más de una vez a la bancarrota) ni apartar la vista de las riquezas del Nuevo Mundo.

Carlos V debe atender la rebelión de los príncipes alemanes.

Carlos V debe atender la rebelión de los príncipes alemanes.

Mientras, Francisco I de Francia ambiciona Milán. Las naturales diferencias con los ingleses le impiden centrarse en la lucha con el Habsburgo, contra el que, siguiendo la vieja frase de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, cuenta con el apoyo de la Sublime Puerta. No es baladí el asunto religioso, que puede acarrearle problemas por el enfrentamiento entre católicos y protestantes, pero ante todo, la nobleza francesa es amiga del arte y el gasto, y el mecenazgo de grandes artistas hace que un poco de ese Renacimiento italiano llegue a su país en forma de châteaux.

Milán: ciudad clave para Francia.

Milán: ciudad clave para Francia.

Al norte, Enrique VIII busca desesperado un heredero varón. Cual redivivo Barbazul, el juego de corte y esposas que conlleva este afán del orondo monarca hace temblar media Europa. Necesita el divorcio del Papa con Catalina de Aragón, pero el protestantismo que tantos problemas ocasiona en el continente puede ser su salvación. El rey como cabeza de una nueva Iglesia que no reconozca al ungido de San Pedro. Por supuesto, también hay ambiciones terrenales, pues Escocia podría ser una buena incorporación a la corona, a pesar del apoyo habitual de Francia.

El Anglicanismo: Enrique VIII como cabeza de la Iglesia.

El Anglicanismo: Enrique VIII como cabeza de la Iglesia.

Ninguna de estas tres potencias abandona las pretensiones en las nuevas tierras descubiertas en América. Las otras tres, en cambio, tienen intereses mucho más centrados en Europa. Solimán el Grande ha iniciado el avance más allá de los Cárpatos. Viena está a un tiro de cañón, y ambiciona Praga y la entrada en Italia. El Imperio Otomano se extiende, y el Mediterráneo es clave. Cuenta con grandes piratas como Barbarroja, y atacar los barcos y puertos cristianos forma parte de su estrategia. Sólo tiene que aprovechar la lucha del Emperador con la herejía y sofocar las rebeliones que surjan en sus posesiones más alejadas.

La temible piratería berberisca.

La temible piratería berberisca.

El Papado se encuentra entre la espada y la pared. Cuenta con el fuerte brazo del Emperador para su defensa, pero ello no evita sucesos como el Saco de Roma. La herejía de Lutero se extiende como la pólvora, mientras el Otomano atraviesa las otrora sólidas puertas de la Cristiandad. La institución eclesiástica parece en crisis, y a pesar de que San Pedro comienza a alzarse en Roma, se necesita una mano firme que lidere la contrarreforma.

El Papa ha de preocuparse también de sus enemigos más mundanos.

El Papa ha de preocuparse también de sus enemigos más mundanos.

Por último, los protestantes hacen suyo el descontento de los príncipes electores. Aprovechan el momento para predicar su nueva doctrina, y Calvino, Zwinglio, Crammer surgen como nuevos estandartes del cambio, para llevar la Reforma a todos sitios. El Emperador, que no ha venido a razones, es el mastín fiel del Papa, pero tiene demasiados enemigos. La imprenta ayudará a llevar a cualquier rincón la nueva palabra, sea en alemán, francés o inglés. La guerra no es la única solución.

La Reforma frente al Imperio.

La Reforma frente al Imperio.

Anuncios

La Fusión del Núcleo.

De momento es un proyecto, pero andamos tratando posibilidades de aúnar el blog Instituto de Estudios Solarísticos y éste, Montando la Historia, en uno sólo.

El mundo del miniaturismo es un mundo aparte. Ante la comodidad de sacar un juego de mesa, empaquetado y masticado para su disfrute directo en una, dos, tres o las horas que sean, los wargames con miniaturas constituyen una afición lenta de digerir, de disfrute mayúsculo pero de rédito tardío, que requieren de grandes dosis de paciencia, interés y algo de maña (y también dinero, las miniaturas no son baratas).

Sacar un ejército de Tercios de Flandes a la mesa implica no sólo una ardua labor de búsqueda de miniaturas y montaje, si no también pintarlas de acuerdo a los colores y detalles de la época, y conseguir escenografía que corresponda al terreno de la batalla. A veces este hobby se convierte en una simple recreación, en fabricación de dioramas estáticos más o menos bellos, sin embargo, su esencia, antes que abandonarse al simple estilismo -si acaso arte-, es reproducir las batallas.

Para ello existen reglamentos más o menos complejos, hechos por aficionados o comerciales, que recogen desde las unidades típicas de cada época hasta el armamento, las capacidades o los factores que pudieran tener incidencia en las batallas. De entre ellos, De Bellis Antiquitatis destaca por su sencillez y accesibilidad, mientras que otros como el Field of Glory o el Flames of War (éste específico de la Segunda Guerra Mundial) son algo más complejos y completos, entrando por los circuitos comerciales habituales del coleccionismo (compra libros y no pares). En su día incluso el conocido Warhammer de Games Workshop intentó hacerse un hueco.

Ya citábamos anteriormente un artículo del siempre polémico Reverte -de quien solemos encontrarnos partidarios y detractores-. Los aficionados al mundo de las miniaturas se convierten durante unas horas en generales más o menos avezados, que se enfrentan no sólo al enemigo, si no al medio, al terreno y a las circunstancias. Recrear la batalla de los Arapiles, la de Waterloo, la de Maratón o la de los Campos Gladios, se convierte en un espectáculo visual.

La existencia de multitud de escalas de representación (15 mm, 1:72, 28 mm…), materiales (plomo, plástico…), casas fabricantes, atrezzo o escenografía (hierba, árboles, casas…), y pinturas o técnicas de pintado, convierten al hobby en una actividad exigente y absorbente, con multitud de términos y aspectos que aprender y contemplar.

Enlaces recomendados:

Club Landwehr de Málaga

Asociación Madrileña de Simulación

Asociación de Miniaturistas de Granada (de momento página caducada)

Asociación de Miniaturistas Militares 2 de Mayo

Fanaticus

-Los rebeldes: calvinistas, nobles y burgueses. Al frente de la rebelión encontramos a gentes de distintas extracciones sociales. Sin duda, uno de los motores de la búsqueda de la independencia fue Calvino, al sembrar la semilla de la disensión frente al catolicismo. Juan Calvino, desde su feudo de Ginebra, predicaba una austera visión del cristianismo, desligándose de la iglesia luterana. Su credo, que conjugaba esa reducción del culto a lo esencial con un apoyo al desarrollo económico, ha hecho que algunos historiadores vean en él una especie de pre-capitalismo en ciernes.

El calvinismo se perfila como una doctrina rigurosa, que se asienta en los Paises Bajos y se extiende en parte gracias a su dureza y severidad. Desde sus postulados sobre la predestinación de las almas hasta la condena de Miguel Servet, todo contribuye a ello.

Por otra parte, los nobles, desde el conde Egmont hasta la dinastía de los príncipes de Orange-Nassau, aprovechan esta situación para independizarse del poder real.

Por último, los burgueses anhelan librarse de las cargas fiscales a las que les somete la corona española. Gracias a su unión con el calvinismo, además, las ciudades adquieren verdadera autonomía y todo burgués aspira a controlar su ciudad sin rendirle cuentas a nadie más que a sus conciudadanos.

For the People

La guerra civil que enfrentó a los estados federados del Norte y a los confederados del Sur es uno de los más grandes y fascinantes conflictos de la Historia de la Humanidad.

En un artículo anterior comentábamos el atractivo que tiene el estudio de guerras civiles como la española -que nos es tan cercana-, la rusa -el triunfo de la Revolución- o la inglesa -la caída de la Monarquía ante los partidarios del Parlamento-. La Guerra de Secesión no es una excepción. Los norteamericanos, lejos de olvidar su breve pasado, recuerdan esta guerra más como parte suya y de sus ancestros que como sinónimo de vergüenza, tragedia u olvido. Las representaciones de grandes batallas están a la orden del día, mientras que, a pesar de la victoria nordista, personajes como Lee o símbolos como la bandera confederada permanecen en la memoria colectiva del país. A pesar de la multitud de bajas, de los crímenes que se cometieron, de la sangre que se vertió, hubo grandes hombres en ambos bandos, y su historia es digna de ser recordada.

Una guerra civil que terminó con un compromiso: Que esta nación, bajo Dios tenga un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no desaparezca de la tierra”.

De la mano de GMT y Mark Herman, podemos disfrutar este gran clásico de los wargames, uno de los primeros Card Driven Games (juegos guiados por mecánica de cartas). For the People II (una remodelación de la versión anterior) nos ofrece una visión detallada y apasionante de este conflicto, donde se decidía el destino de una nación llamada a ser hegemónica en el orden internacional de la Era Contemporánea.

LA ÉPOCA

En la primavera del año 1861, los Estados Unidos de Norteamérica sufren una de las peores crisis de su corta historia. Habiendo alcanzado un siglo antes la independencia de la Corona Inglesa, el enfrentamiento entre republicanos y demócratas, entre el norte y el sur, y la defensa del abolicionismo de la esclavitud frente a las posiciones conservadoras de los terratenientes algodoneros, provocarán el estallido de una cruenta guerra civil. Dos visiones sociales, ideológicas y económicas. La contraposición del mundo industrial frente al agrario o la concepción de la raza negra como una propiedad, sólo son algunos de los muchos aspectos interrelacionados que explican el conflicto.

Plantación de algodón sureña.

Plantación de algodón sureña.

En marzo de 1861, Abraham Lincoln toma posesión de su cargo como Presidente de Estados Unidos. Los estados de Carolina del Sur, Misisipi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana y Texas se constituyen en los Estados Confederados de América, con Jefferson Davis como presidente, proclamando su secesión de la Unión.

La tensión de tal situación es incontrolable. El asalto confederado a la guarnición de Fort Sumter, el 12 de abril de 1861 provocará una dura represión por parte del ejército unionista. Ello empujará a que Virginia, Arkansas,Tennessee y Carolina del Norte se unan a los Estados Confederados. Cuatro Estados del Sur, que eran esclavistas, no fueron secesionistas: Delaware, Maryland, Kentucky y Missouri. Virginia Occidental se separará de Virginia en 1863 y será admitida en la Unión. Será una Secesión de la Secesión.

Mapa de la alineación de estados

Mapa de la alineación de estados

De este modo comienza la guerra civil entre los Estados Confederados del Sur, con Richmond como centro político, y los Estados del Norte, manteniendo la capitalidad de Washington.


La Confederación se encontraba con una situación difícil. La superioridad numérica de la Unión, amén de la fiabilidad de sus suministros, le plantearía muchos problemas a los grises. Además, el control naval y fluvial convertía para los secesionistas en una pesadilla el cruce de ríos y el control de la retaguardia, Florida y los estados lindantes al Golfo de México.

Frente a ello, los generales confederados gozaban de mayores capacidades tácticas y de mando. Además, jugaban con un factor importante. Si la Confederación conseguía el reconocimiento internacional, como estado soberano, obtendría muchos apoyos extranjeros. La Voluntad de Vencer -término que analizaremos más adelante- de estos comenzaba muy alta, mientras que los unionistas y la opinión pública sólo veían pérdidas con esta inesperada rebelión.


Pero el punto clave de todo estaba en dos aspectos: el control de los estados neutrales de Kentucky, Missouri y Virginia del Oeste; y la pugna en el norte de Virginia, con las capitales enemigas a un tiro de piedra y el peligroso ejército unionista del Potomac amenazante.

En el oeste, tierras aún por modernizar, donde el ferrocarril a veces ni llegaba, lo importante era el control de Missouri y frenar el avance confederado en el cruce del Mississippi, hacia Illinois.

Queda por decidir el destino de una nación y de más de 3.000.000 de vidas de hombres que participaron en esta guerra.


Hugo Pratt fue el autor de una serie de comics que siguen las aventuras del marino Corto Maltese (nacido en Malta). Corto recorre desde las islas del Caribe y el Océano el Índico hasta África y Siberia, siendo testigo directo de conflictos como la Primera Guerra Mundial o la lucha por la independencia en América.

Podemos seguir los pasos de este marinero perdido desde 1887 hasta aproximadamente 1925 (no obstante, Corto seguirá vivo, participando, por ejemplo, en la Guerra Civil Española).

Aventuras e Historia se confunden, dando lugar a una combinación llena de romanticismo, con detalles y referencias expresas y un profundo sentido soñador. Por ello mismo, los argumentos son a veces difíciles de seguir, por el carácter soñador de Corto -alter ego de Pratt- y el juego continuo de realidad-ficción de su autor. A lo largo de sus páginas tomarán forma muchas leyendas americanas o sobre civilizaciones y tesoros perdidos -el continente de Mu, el tesoro de Alejandro Magno…-.

En los últimos años ha visto la luz una serie de animación sobre el personaje, así como algunas películas.

“Hugo Pratt, el autor de Corto Maltés, viajó por todo el mundo y vivió una vida de aventuras. Sus experiencias aparecen reflejadas en su personaje más internacional: el marino Corto Maltés. A través de sus aventuras en la Balada del Mar Salado, las Célticas, la Casa Dorada de Samarkanda o Fábula de Venecia, el lector conocerá lugares exóticos, ciudades milenarias y conflictos y luchas que marcaron los inicios del Siglo XX.

Hugo Pratt ideó la figura de Corto Maltés como nacido el 10 de julio de 1887 en La Valeta (Malta). Su padre era un marino británico procedente de Cornualles y su madre era una gitana, apodada “la niña de Gibraltar”, nacida en Sevilla. Debido al Origen de su padreCorto Maltés es un súbdito británico. Su residencia oficial está en La Antigua, en las Antillas, pero su residencia preferida se encuentra en Hong-Kong. Corto Maltés vivió buena parte de su infancia en Córdoba.

La primera aparición de Corto se da en el título La balada del mar salado (Norma Ed.) Donde el maltés es recogido del agua por su amigo Rasputín. En este cuento, narrado por el propio océano, el protagonista nos da una pequeña pista de sus orígenes. Narra cómo una amiga de su madre, una gitana llamada Amalia, se interesa por leer el porvenir del joven en la línea de la fortuna de su mano. Pero se da cuenta de que Corto no posee esta línea, esto hace que el muchacho se impresione mucho y decida hacerse su propio destino. Con la cuchilla de afeitar de su padre se hizo una línea de la fortuna a su gusto.

Pero anteriormente a esta aventura sucedieron otros hechos, así en el año 1900 Corto Maltés viaja a China, en plena guerra de los Boxers (Junio-Agosto, 1900). Y realiza su primera acción bélica destruyendo un cañón. Corto Maltés contaba entonces con trece años de edad. (Este episodio fue relatado por el asistente de Hugo Pratt, Rafael Vianello y autentificado por el autor). En la revuelta de Manchuria, a finales del año 1904, durante la guerra ruso-Japonesa (febrero 1904- Septiembre 1905), contrae amistad con Jack London que era entonces corresponsal de guerra. Conoce también a Rasputín, un desertor de la armada zarista, con el que se embarcará hacia África en busca de las minas de Oro de Etiopia. (La Juventud 1904-1905, Ed. New Comic)

Pero se produce un motín en el barco y acaban yendo hacia Argentina, a donde arriban en 1905. En la Patagonia Corto y Rasputín se encuentran con Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta place, los famosos fuera de la ley en los Estados Unidos.

En 1907 Corto está en Italia, en Ancona, donde conoce a un tal  Djougatchvili, el futuro Stalin, que era entonces un modesto portero de un hotel. Gracias a esta amistad, Corto saldrá sin perjuicio de un mal paso, 14 años después, en La Casa Dorada de Samarkanda (Norma Ed).

Vuelve a Argentina en 1908,  donde se reencuentra con Jack London. Entre 1908 y 1913 Corto hace escala en Marsella, en Túnez, en Las Antillas, va a Nueva Orleans, a la India y de Nuevo a China. Para Juan Antonio de Blas, un especialista en la obra de Hugo Pratt, Corto es en 1910 oficial de segunda en el Bostonian, un navío que hace la ruta entre Boston y Liverpool. A bordo del mismo Corto emprende la defensa de John Reed, futuro dirigente de la internacional comunista, que entonces no era más que un grumete, acusado por el capitán del barco de haber provocado la muerte de otro grumete. Corto  consiguió la inocencia de Reed a la hora del proceso pero pagando el precio de pasar a formar parte desde entonces de la “lista negra” de capitanes.

Por lo que Corto se convierte en un pirata. En el año 1913 trabaja para el misterioso “Monje” en el Pacífico Sur. El 31 de Octubre se amotina la tripulación de Corto (con el fin de robar el armamento que transportaban) y es abandonado en medio del mar flotando a la deriva crucificado en una plancha de madera. A la mañana siguiente el 1 de Noviembre de 1913 es rescatado por Rasputín, como comentamos más arriba, que también forma parte de la organización secreta del Monje. Éste es el comienzo de La Balada del Mar Salado y es la primera aparición de Corto Maltés dentro de la obra de Hugo Pratt.

Una vez llegan a la imaginaria isla de la Escondida (169º de longitud oeste y 19º de latitud sur) Corto Maltés y sus compañeros de aventura se enteran por medio del Monje del comienzo de la Guerra en Europa. Comenzarán así a traficar carbón en beneficio de los barcos alemanes. En esta aventura se ven implicados también Pandora y Caín, dos jóvenes primos que son rescatados por Rasputín y que luego querrá utilizar como rehenes para un posible rescate. Y un día cualquiera de Enero de 1915 Corto Maltés y Rasputín dejan La Escondida en dirección a la isla de Pitcairn.

Comienzan las aventuras sudamericanas que pertenecen al ciclo Bajo el signo de Capricornio y Siempre un poco más lejos. En 1916, Corto Maltés, en compañía del profesor de la Universidad de Praga Jeremías Steiner y de un joven llamado Tristán Bantam, hace el trayecto de Paramaribo, Saint-Laurent-du-Maroni, en Brasil va a Salvador de Bahia y a la desembocadura del Amazonas. En 1917 se traslada a Saint-Kitts en las Antillas, a las Honduras-Brtiánicas (Belice), a Maracaibo en Venezuela, a Honduras, a las Barbados, entra en el delta del Orinoco y en la selva amazónica peruana.

Corto atraviesa el Atlántico y llega a Europa en el año 1917. Las célticas comienzan en Venecia. Después va al mar Adriático durante la batalla de Carporetto (24 Octubre 1917), a Dublín dentro de una Irlanda en lucha por la independencia y a Stonehenge, en Inglaterra, en medio de las hadas y los cuervos charlatanes en el título Sueño de una mañana de invierno. En la primavera de 1918 Corto se halla en Francia donde asiste el 21 de Abril al final del Barón Rojo, abatido en el cielo. Las playas del mar del Norte ponen el fin a las Célticas.

Cuando comienzan las etiópicas han pasado unos 12 meses como mucho, Corto Maltés se encuentra en Yemen. Cush el Guerrero Danakil, hace su aparición dentro del primer episodio En el nombre de Alá compasivo y misericordioso. El 13 de Septiembre pasa a la Somalia Británica, en Un tiro desde las chumberas. Vuelve a Etiopía (en De otros Romeos y de otras Julietas), después realizará una incursión en el África Oriental alemana junto a los hombres leopardos.

Vuelve a Hong-Kong, donde Corto vive en un barrio “de mala fama, en la parte baja… una zona llena de ladrones y de mujeres guapas”. Corto se entera del final de la guerra el 11 de Noviembre de 1918. También se encuentra allí Rasputín, dentro de un gran impermeable, impaciente por vivir nuevas aventuras. Así comienza Corto Maltés en Siberia. Comandados pro una sociedad secreta china, Las linternas Rojas, parten en busca de un conboy cargado de oro propiedad de la familia imperial rusa. Pero no será tarea fácil, porque es transportado en un tren blindado bajo el mando del almirante Kolchak. En 1919, Corto llega a Shangai, tras atravesar tres fronteras: Manchuria, Mongolia y Siberia. Una zona bastante problemática durante esta época, porque es el lugar de enfrentamiento entre los bolcheviques y las tropas de Rusia mantenidas por las potencias occidentales. Corto vuelve a encontrarse con  Von Ungern-Sternberg, el barón loco, siempre buscando la gloria en sus locuras. Tras la destrucción del tren del general Tchang en febrero de 1920 Corto vuelve a su casa de Honk-Kong. Ésta aventura asiática termina dentro de la provincia china de Jiangxi, en abril de 1920.

Tras volver de Asia, Corto Maltés hace escala en Venecia entre el 19 y el 25 de Abril.  Para vivir una historia que parece sacada de una obra de teatro: Fábula en Venecia. En la siguiente aventura aparece en Rodas en busca de un nuevo tesoro. Corto llega a la isla del mar Egeo en Otoño. Aquí comienza un nuevo periplo a través de Asia  que le conducirá desde las costas turcas a las montañas afganas. Durante cerca de un año Corto parte a la búsqueda del tesoro de Alejandro el Grande. Desembarca en Adana, atraviesa Turquía hasta Van tras cruzar Azerbajian. Ahí es detenido por los soldados de la Armada Roja, se libra de ser fusilado por un comisario del pueblo un tanto expeditivo gracias a una llamada de teléfono a Stalin, a quien Corto había conocido años atrás. A continuación Corto atraviesa el mar Caspio desde Bakou a Krasnovodsk. Y además se reencuentra con Rasputín dentro del emirato de Boukhara. En Tadjikistan, los dos protagonistas serán testigos de la muerte de Enver Pacha, el 4 de Agosto 1922. Finalmente llegan a Afganistán donde se encuentra el tan buscado tesoro. La casa dorada de Samarkanda  llega a su fin cuando Corto y Rasputín atraviesan la frontera de Pakistán en compañía de una colonia de soldados británicos.

Junio de 1923, Corto Maltés está en Argentina. En Tango Corto investiga sobre la desaparición de Louise Brookzowyc, quien había aparecido en Fábula de Venecia. Él deberá tener cuidado con la organización “Warsavia” (o Varsovia), una red de prostitución para la que trabajaba la joven mujer. Corto se reencuentra con Butch Cassidy y Esmeralda, viejos conocidos y acabará con Estévez, el jefe de la policia responsable de la muerte de Louise. Deja Argentina la noche del 20 de Junio.

En 1924, Corto Maltés se pasea por los cantones suizos. Recogido en Las Helvéticas. Con el profesor Steiner va a Montagnola junto al escritor Herman Hesse. A pesar de su escepticismo, Corto se confronta con la imaginación suiza. Soñando él bebe el  filtro de Paracelso y se vuelve inmortal. Nos queda la duda… ¿Era en verdad un sueño?

En 1925 Corto Maltés, invitado por Leví Columbia, parte en busca de la Atlántida, el continente de Mú junto a Rasputín. En lo que sería la última aventura de Corto publicada.

En Diciembre de 1928 Corto se encuentra en Harar, Etiopía, acompañado del novelista Henry de Monfreid y del paleontólogo y teólogo Teilhard de Chardin. Una acuarela de Hugo Pratt aparecida en la Revista Corto lo atestigua. En 1936 se alista en las Brigadas internacionales y es partícipe por última vez de aventuras románticas en la guerra de España. En 1941, Cush dentro de la obra Los Escorpiones del desierto cuenta: “parece ser que desapareció durante la guerra de España”. Pero desaparecer no quiere decir morir.

Por otra parte Corto no muere durante la guerra de España. Así es la voluntad de Hugo Pratt. Una voluntad mantenida a lo largo de sus numerosas entrevistas. Y el lector no puede dudar debido al comienzo introductorio de La Balada del mar salado donde aparece una pequeña carta fechada en 1965 que hace referencia a otra carta previa, firmada por Pandora en la que se cuenta que Corto y Tarao viven en la costa, y que son como tios para los hijos de Pandora. También comenta que Corto se haya muy afectado por la muerte de Tarao “veo al tío Corto ir a sentarse sólo al jardín, frente al mar, con la mirada perdida…”

Información obtenida de la Web de Corto Maltés

¡Felices Saturnalias!

Desear a amigos y lectores unas felices fiestas y un próspero año nuevo.